¿Qué sabes sobre el suelo pélvico y por qué hay que ejercitarlo?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos situados en la parte inferior de la cavidad abdominal que sostiene los órganos pélvicos. Estos son útero, vagina, vejiga, uretra y recto. La menopausia suele ser el momento en el que aparece o comienza a notarse un cierto debilitamiento, que puede producir problemas de funcionamiento en los órganos pélvicos.

¿Cómo saber si el suelo pélvico está debilitado?

  • Ganas frecuentes de ir al baño. Pequeñas incontinencias urinarias o fecales y poco control de los gases
  • Molestias o incluso dolor durante las relaciones sexuales
  • Caída de alguno de los órganos pélvicos

Si notas alguno de estos síntomas es necesario acudir al médico para que valore la situación y decida un tratamiento.

¿Qué debilita el suelo pélvico?

  • El embarazo, porque el peso del abdomen, los cambios hormonales y la dilatación de los tejidos durante el parto provocan debilidad en esta zona
  • La menopausia como consecuencia de los cambios hormonales y la caida del nivel de estrógenos
  • Obesidad o sebrepeso, que producen una sobrecarga en la zona perineal
  • La tos crónica o los estornudos frecuentes
  • Deportes de alto impacto, que obligan a contraer la musculatura pélvica para protegerla, y generan presión en el abdomen
  • Estreñimiento crónico, que produce una gran presión en el suelo pélvico
  • Cargar peso incorrectamente o mantener malas posturas de manera prolongada

Todo esto va produciendo presión en la musculatura pélvica, aunque se de forma puntual, y si no está en buena forma, se va debilitando, hasta que llega un momento en que no puede sostener los órganos a los que rodea.

¿Cómo se puede fortalecer el suelo pélvico?

Es importante tener una buena alimentación, que incluya fibras y probióticos para favorecer el tránsito intestinal, así como una adecuada hidratación que evite el estreñimiento.

  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar los ejercicios de alto impacto y decantarse por otros de impacto más bajo
  • Prestar atención a la postura a la hora de coger peso
  • Los ejercicios de Kegel, ideales para fortalecer el suelo pélvico de una forma fácil en cualquier sitio y hora del día. Son muy útiles las bolas chinas o pesas vaginales, que refuerzan este ejercicio.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva, que mejora el tono muscular pélvico y abdominal. Esta rutina es conveniente hacerla guiada para evitar las malas posturas y vigilar la apnea.
  • Aparecen tratamientos novedosos, como el láser vaginal que fuerza la producción de colágeno y tensa la mucosa, que se contrae y aumenta la firmeza de la zona.

Si la debilidad del suelo pélvico no es grave se puede corregir con ejercicios. Si se ha producido prolapso, hay que recurrir a la cirugía. Lo ideal es trabajar sobre esta musculatura para prevenir las consecuencias del debilitamiento. Si ya han aparecido síntomas de debilidad pélvica, elimina las causas que lo producen y acude al médico para que te den un diagnóstico y un tratamiento.

Imagen: tuula h

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*