Alimentos que descalcifican los huesos

Tener una alimentación saludable es fundamental para la salud del organismo. También para la de los huesos, que siempre es importante pero más aún en la menopausia, cuando la bajada del nivel de estrógenos los debilita y puede dar paso a la osteoporosis.

Es necesario, además de seguir una dieta equilibrada y saludable, realizar ejercicio físico moderado y por supuesto evitar o abandonar cualquier hábito nocivo para la salud, como el tabaco o el alcohol.

Para mantener la correcta salud de los huesos es necesario ingerir la cantidad necesaria de vitamina D, y algunos alimentos inhiben su absorción por lo que debes consumirlos con moderación.

De la misma manera que una dieta correcta sirve para favorecer el fortalecimiento de los huesos, ingerir otros de forma excesiva, los deterioran y contribuyen a su descalcificación.

¿Qué alimentos impiden la absorción del calcio?

Carnes rojas

Tomar un exceso de carnes rojas, más de un par de días o tres a la semana, puede contribuir a la descalcificación de los huesos. La carne proporciona al organismo muchas proteínas, que contienen aminoácidos lo que facilita la expulsión del calcio a través de la orina, que a su vez favorece la descalcificación de los huesos.

Para que el consumo de carne roja no sea perjudicial, se debe hacer con moderación, tomando también frutas y verduras, que aporten todos los nutrientes necesarios y prevenir la osteoporosis.

Café

El café es otro alimento que puede dañar la densidad ósea si se abusa y se toman más de tres tazas diarias. La cafeína daña los osteoblastos, encargados de formar el hueso nuevo. El café impide la absorción del calcio a nivel intestinal y también favorece su eliminación. Un abuso de café ayuda a la pérdida de masa ósea, que a su vez aumenta el riesgo de padecer osteoporosis.

Sal

Un abuso de consumo de sal repercute en la salud de los huesos ya que favorece la aparición de la osteoporosis, porque induce la calciuria, calcio que se elimina a diario por la orina.

El exceso de sal proviene generalmente de los alimentos procesados, comida rápida o alimentos en conservas, no de la que se utiliza para aderezar la comida. Por eso es importante no tomar en la dieta un exceso de alimentos procesados. Si además hay algún problema cardíaco, se recomienda eliminar completamente su consumo.

Alcohol y tabaco

El alcohol tomado en exceso es sumamente perjudicial para la salud. Sobre todo si se ha consumido en la niñez o en la adolescencia porque huella en el organismo. El alcohol deteriora la salud ósea ya que daña las células que forman el hueso y las hormonas que regulan el metabolismo del calcio por lo que aumenta las posibilidades de padecer osteoporosis.

Refrescos

Los refrescos contienen gran cantidad de azúcares, que además de provocar diabetes, también deterioran la salud de los huesos. Los de cola contienen ácido fosfórico, que afecta directamente a la distribución del calcio en el cuerpo y deterioran los huesos al impedir su absorción. Si se toma más cantidad de fósforo que de calcio, los huesos se debilitan.

El azúcar perjudicial, al igual que la sal, proviene de alimentos procesados, de bollería industrial. Es por ello que se recomienda llevar una dieta equilibrada en la que no se consuman.

Aceites hidrogenados

El aceite es un alimento rico en vitamina K que contribuye a la buena salud de los huesos, excepto cuando se hidrogena, porque entonces impide que se absorba y metabolice la vitamina K.

El aceite hidrogenado se utiliza sobre todo en panadería y pastelería, por lo que se aconseja reducir la presencia de estos productos en la dieta.

Hay medicamentos que pueden deteriorar la salud de los huesos, como los corticoides, y otros provocan mayores posibilidades de caída y más riesgo de fracturas. Por eso no se deben tomar medicamentos sin consultar con el médico.

Es mejor evitar la interacción de alimentos ricos en calcio con otros como té, café, que actuarían como antinutrientes, espinacas, o el salvado de los cereales que impiden su absorción y tomarlos de forma separada.

La ingesta de estos alimentos de forma equilibrada no supone ningún problema para la salud de los huesos, salvo que se tomen de forma excesiva. No hay que olvidar que para cuidar de los huesos hay que comer de forma saludable, hacer ejercicio a diario y controlar el peso.

Imagen: kelsey knight

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*