Yoga facial y menopausia: descubre los beneficios para tu piel y bienestar

El yoga es una práctica muy conocida que sirve para tonificar y fortalecer los músculos. Practicar yoga es recomendable a cualquier edad y sus efectos son muy beneficiosos para el organismo. El yoga facial tiene el mismo propósito, tonificar y fortalecer los músculos faciales con una serie de ejercicios específicos. El yoga facial podría considerarse una mezcla de ejercicio físico, técnica de belleza y relajación, que si bien no tiene una relación «científica» con la menopausia, es una práctica que puede ayudar durante esta etapa.

Beneficios del yoga facial durante la menopausia

  • Reducción de la tensión y el estrés. En esta etapa es habitual que aparezcan o se agraven el estrés y la ansiedad. La relajación de los músculos faciales es beneficiosa para aliviar la tensión acumulada durante el día y sobre todo para relajar la mandíbula, y evitar el bruxismo, tan pernicioso para la salud bucal.
  • Estimulación de la circulación sanguínea. Los ejercicios de yoga facial, junto a los masajes que los acompañan permiten mejorar la circulación sanguínea con lo que la piel se mantiene más saludable y tiene mejor aspecto.
  • Estimulación del colágeno y la elastina. Los ejercicios de yoga facial estimulan la producción de colágeno, por lo que ayudan a reducir la aparición de arrugas, además de fortalecer los músculos de mejillas, cuello y frente, lo que da un aspecto rejuvenecido a la piel y el rostro.
  • Beneficios emocionales. Cualquier ejercicio que nos permita vernos mejor es beneficioso por salud y porque aumenta la confianza y la autoestima. Durante la menopausia los cambios corporales pueden ser difíciles de asumir, así es que cualquier práctica que permita aliviar esos cambios y mantener mejor aspecto siempre son bienvenidos.

Hoy en día es relativamente sencillo encontrar los ejercicios más adecuados si vas a hacerlo por tu cuenta, mediante libros, tutoriales y otros recursos. Si no lo tienes claro acude a un especialista, que también son fáciles de localizar y podrán ayudarte.

Como en cualquier otro ejercicio, es importante ser constantes, los efectos no son inmediatos si no hay una rutina. Así que busca un momento del día en que puedas dedicarte unos minutos y en unos cuantos días los resultados serán evidentes.

Además de practicar yoga facial, es importante cuidar de la piel, empezando por una buena crema adecuada a las necesidades de cada una y muy importante, beber suficiente agua cada día.

Con constancia y paciencia notarás el efecto del yoga facial en tu rostro y eso producirá una sensación de bienestar importante en esta etapa menopáusica.

Imagen: Artem Beliaikin en Unsplash

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*