¿Qué es la menopausia inducida?

La menopausia aparece en una horquilla de edad que se considera «normal» entre los 49-55 años. Cuando ocurre antes, entre los 40-45 años, hablamos de una menopausia precoz, que puede ser perfectamente natural. Pero hay otras menopausias que también son prematuras, consecuencia de una intervención quirúrgica o porque se ha inducido químicamente.

La menopausia inducida o química es la que se provoca al suministrar medicamentos que impiden la actuación de los estrógenos en el organismo. Aquí no hay transición, perimenopausia, no se van dando los síntomas de la falta de estrógenos de forma escalonada. Cuando la menopausia es inducida, la bajada de hormonas es brusca y la aparición de síntomas menopáusicos también lo es, los sofocos y sudores, insomnio, problemas de peso y de tipo sexual aparecen repentinamente.

Esta brusquedad en la aparición de los síntomas puede ocasionar problemas físicos y emocionales. De repente, antes de lo que se espera, el cuerpo se enfrenta a los problemas que pueden aparecer en la menopausia, osteoporosis, problemas cardiovasculares, ansiedad o depresión. Es decir, que la mujer que tiene una menopausia inducida tendrás más riesgos en su salud puesto que va a estar más tiempo enfrentándose a problemas menopáusicos.

Entonces, ¿por qué se provoca la menopausia precoz de forma química? Porque la acción de los estrógenos se convierte en perjudicial para el cuerpo femenino y hay que bloquearlos. Esto ocurre cuando la mujer tiene miomas, endiometriosis o cáncer de pecho, de útero o durante un tratamiento de radio o quimioterapia.

Las mujeres que tienen menopausia precoz de forma natural tienen la posibilidad de utilizar la terapia de reemplazo hormonal, para proporcionar estrógenos al organismo y evitar los síntomas de la menopausia. Para las mujeres que tienen una menopausia quirúrgica no existe esta opción ya que los estrógenos pueden provocar una recidiva de la enfermedad que se ha tratado.

Siempre es importante consultar con el médico antes de tomar medicamentos o suplementos alimenticios para paliar los efectos de la menopausia, pero en estos casos todavía más, ya que por desconocimiento, puede producirse alguna interferencia o con otros medicamentos o influir en la actividad de los estrógenos y generar algún problema. El especialista es el que debe indicar qué se puede o no tomar para combatir los síntomas de esta menopausia que llega antes de tiempo, inducida por motivos médicos, pero que también provoca cambios en el organismo femenino.

Imagen: Jens Lindner en Unsplash

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*