Menopausia: Conoce los efectos de la disminución de la progesterona y cómo manejarlos

La progesterona es una hormona sexual femenina producida principalmente en los ovarios, aunque también en menor medida en las glándulas suprarrenales y también en la placenta durante el embarazo. Juega un papel importante en el ciclo menstrual y en la preparación del útero para el embarazo.

Durante la menopausia, los ovarios disminuyen gradualmente su producción de hormonas, principalmente de estrógenos y progesterona. Es un proceso natural que ocurre debido al agotamiento de los folículos ováricos.

La disminución de la progesterona en la menopausia tiene varios efectos:

  • Cambios en el ciclo menstrual: antes de la menopausia, es común que los ciclos menstruales sean irregulares debido a la disminución de la producción de progesterona. Eso se traduce en períodos menstruales más cortos o más largos, sangrado irregular o ausencia de menstruación.
  • Síntomas de la menopausia: la disminución de la progesterona junto con la disminución de estrógeno contribuye a los síntomas asociados con la menopausia, como sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal, cambios de humor y problemas de sueño.
  • Impacto en el útero y los senos: la progesterona desempeña un papel importante en la salud del útero y los senos. Su disminución en la menopausia puede aumentar el riesgo de hiperplasia endometrial (crecimiento excesivo del revestimiento uterino) y afectar la densidad mamaria.
  • Salud ósea: la progesterona también está involucrada en el mantenimiento de la salud ósea. Al disminuir durante la menopausia hay más posibilidades de perder densidad ósea y aumentar el riesgo de osteoporosis.

Los efectos que tiene la disminución de la progesterona varian de una mujer a otra. Algunas pueden experimentar síntomas más intensos relacionados con la disminución de la progesterona, mientras que otras pueden tener una transición más suave hacia la menopausia.

No hay forma de frenar o revertir este proceso natural de disminución hormonal. Sin embargo, existen opciones de tratamiento que pueden ayudar a aliviar los síntomas asociados con la falta de progesterona y otros cambios hormonales en la menopausia.

La terapia de reemplazo hormonal (TRH): es una opción comúnmente utilizada para aliviar los síntomas de la menopausia. Consiste en tomar hormonas (estrógeno y progesterona en combinación o solo estrógeno) para compensar la disminución hormonal y aliviar los síntomas. La terapia hormonal puede ser eficaz para tratar síntomas como sofocos, sequedad vaginal, problemas de sueño y cambios de humor. Sin embargo, es importante hablar de los riesgos y beneficios de la TRH con un médico, ya que está asociada con ciertos riesgos, como aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

  • Medicamentos no hormonales: algunos medicamentos, como los antidepresivos y los medicamentos antiepilépticos, pueden ser recetados para aliviar síntomas específicos, como los sofocos.
  • Terapias complementarias: algunas terapias complementarias como la acupuntura, la fitoterapia (uso de hierbas medicinales) o la práctica de técnicas de relajación, como el yoga y la meditación.
  • Cambios en el estilo de vida: un estilo de vida saludable ayudaa a reducir los síntomas de la menopausia. Mantener una alimentación equilibrada, realizar ejercicio regularmente, mantener un peso saludable, evitar el consumo excesivo de alcohol y tabaco, y manejar el estrés de manera efectiva.

Es importante consultar con un médico especializado en menopausia para obtener un enfoque personalizado y determinar las mejores opciones para mitigar los efectos de la disminución de la progesterona en tu organismo.

Imagen: Samia Liamani en Unsplash

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*