Las relaciones sexuales no acaban en la menopausia

Las relaciones sexuales no tienen edad para terminar, no hay ningún límite, más allá de los que puedan tener las personas que las mantienen. Por eso la menopausia no puede ser una limitación, a pesar de que en este periodo debido a la bajada de producción de estrógenos se produzca una bajada del deseo sexual. Además, es habitual tener sequedad vaginal, lo que puede suponer un freno a la hora de mantener relaciones.

Los factores orgánicos o enfermedades relacionados con el envejecimiento también suponen un problema en esta edad. Todos los cambios tienen influencia en la vida sexual de la mujer, y también en la de la pareja. Los hombres también se ven afectados por los problemas relacionados con la edad, lo que a su vez influye a la hora de mantener relaciones sexuales con mujeres que están en la edad menopáusica.

Pero lo que más influye en las relaciones sexuales es el factor psicológico. Es cierto que la menopausia conlleva algunos cambios que no resultan agradables, pero con los que hay que convivir. La menopausia llega sobre los 50-55 años, lo que supone que si una mujer tiene una esperanza de vida de unos 85 años, está aproximadamente un tercio de su vida en esta etapa.

Lo más importante durante esta etapa es mantener un buen estado de ánimo. Las relaciones sexuales son una parte básica en la vida y en las relaciones de pareja. Si se atraviesa por un mal momento o hay alguna dificultad física, hay diferentes remedios para solucionarlos. Algunos como la sequedad vaginal o debilidad del suelo pélvico se mejoran cuanto más sexo se practica, y si no es suficiente se puede acudir a cualquier medio que facilite la penetración, o buscar otras formas de placer que no pasen por ella. aunque hay muchas maneras de obtener placer. La imaginación sigue siendo el más potente afrodisíaco para el sexo.

Si la voluntad y el buen talante no son suficientes, el médico o el psicólogo podrán sugerir cualquier otra solución que permita disfrutar del sexo el máximo tiempo posible.

Imagen: Justin Groep en Unsplash

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*