Estar en forma a los 50 es cuestión de salud

Estar en forma a los 50 es algo más que un capricho o cuestión de estética. Es darse la oportunidad, porque aún se está a tiempo, de ser capaz de mantener un peso adecuado para no castigar al organismo, de tener control sobre el propio cuerpo, y porqué no, de lucir unos músculos tonificados. Nada de ello está reñido con la menopausia.

Es fundamental en este momento de la vida hacer ejercicio, para mantener la buena salud ósea, la del corazón, eliminar la ansiedad y el estrés, etc, pero claro, es posible que la vida cotidiana te haya llevado a un punto en el que te has olvidado casi por completo de ti. Eso ya no importa, aún queda tiempo para tomar la iniciativa y hacer algo bueno por y para ti.

Obviamente, hay que tener en cuenta la edad, y sobre todo, la falta de entrenamiento si es el caso. Así es que es mejor empezar por una actividad suave. Caminar es una de las más fáciles y habituales de practicar. Solo es necesario tener algo de ropa cómoda, unas buenas zapatillas y media hora al día para empezar a sentirte mejor. Si no quieres que la vorágine diaria te atrape y te impida hacerlo, intenta darte ese tiempo a primera hora de la mañana. Dejarlo para el final del día puede ser complicado por no hablar de la pereza o el cansancio acumulado. Si quieres hacer algo, es mejor que sea cuanto antes mejor.

Una vez te hayas acostumbrado de nuevo a la actividad física puedes ir aumentando el tiempo o la intensidad, siempre y cuando no tengas ningún problema que te impida hacerlo. Si es así consulta con tu médico antes de empezar. Puedes ir cambiando caminar por carrera suave, bicicleta, zumba… Además de ejercicios aeróbicos es interesante incorporar ejercicios que tonifiquen los músculos. Con unas pesas puedes trabajar abdominales, brazos y hacer ejercicio de peso muerto para la espalda. Yoga o Pilates son disciplinas asequibles, que puedes practicar a nivel principiante en casa que te ayudarán a tonificar, relajar y controlar la respiración.

Por último, hay que tener en cuenta que tan importante como el ejercicio es la relajación muscular tras la actividad física. Es recomendable hacer estiramientos para relajar el músculo y de paso la mente.

Nadie dice que sea fácil, sobre todo después de un tiempo de abandono, pero con un poco de voluntad y esfuerzo volverás a tener una buena forma física. No se trata de belleza, tu salud está en juego, así es que, ¡empieza ya!

Imagen: Danilo Ćalić en Unsplash

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*