Disfrutar de la sexualidad tras un cáncer de mama

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres y tanto su diagnóstico como su tratamiento afectan de pleno a la vida y el entorno de la mujer afectada. Volver a una situación lo más parecida a la anterior requiere tiempo, cuidados y paciencia. No hay una manera correcta de hacer las cosas, cada mujer es un caso diferente.

Hay muchos factores que se dan a la vez, los efectos del propio tratamiento, radioterapia o quimioterapia, que producen cansancio, alopecia. Los tratamientos hormonales provocan síntomas similares a los que los cambios hormonales producen durante la menopausia, como bajada de la libido, sequedad vaginal, relaciones sexuales dolorosas o incapacidad de llegar al orgasmo. Y si además, se realiza alguna cirugía, el impacto psicológico es aún más fuerte. No es fácil aceptar algunos cambios en la nueva imagen ni la disminución del nivel de energía y del ánimo que aparecen de golpe y afectan a la autoestima.

Los efectos secundarios del tratamiento del cáncer en lo que respecta a la sexualidad se solucionan con los mismos remedios para la menopausia como lubricantes y humectantes vaginales, ejercicios de Kegel, dilatadores que mejoren la elasticidad vaginal, o cualquier otra solución que permita recuperar con tranquilidad y seguridad los hábitos sexuales de una mujer que ha superado un cáncer.

Para volver a disfrutar de la sexualidad tras un cáncer de mama, solo hay que darle la misma importancia que antes de enfermar, ni más ni menos. Y sobre todo, comunicarse, hablar con la pareja de los miedos, inseguridades y necesidades. Siempre hay formas de solucionar los inconvenientes y de buscar formas alternativas de disfrutar.

Y todo esto tiene que hacerse paso a paso, al propio ritmo, adaptándose a los cambios, a las nuevas sensaciones y pensando en los propios sentimientos y necesidades. No se puede forzar una recuperación ni hacer nada de manera forzada o que no apetezca.

Recuperar la forma física es recomendable para mejorar la movilidad que redunda en una mejor calidad de vida y contribuye a mejorar la propia sexualidad.

Durante la menopausia no hay riesgo ya de embarazo, pero si el cáncer aparece en periodo fértil, en necesario tomar precauciones si se mantienen relaciones sexuales para evitarlo puesto que podrían producirse malformaciones fetales. El médico es el que puede valorar si es factible y aconsejable un embarazo una vez superado el cáncer.

En cualquier caso, los médicos, personal sanitario e incluso asociaciones de mujeres que han padecido cáncer puede solucionar cualquier tipo de duda que se plantee.

Efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer

  • Con un tratamiento de radioterapia, los efectos secundarios más frecuentes son cansancio, vómitos, diarreas y náuseas.
  • La quimioterapia añade a los anteriores el aumento o pérdida de peso, un factor que muchas veces influye en la autoestima.
  • Hay otras medicamentos que no son propiamente tratamiento contra el cáncer, como antidepresivos o calmantes, que pueden influir en el ánimo y en la falta de deseo sexual.
  • Cuando hay cirugía mamaria, además del cambio en la imagen del cuerpo puede cambiar o desaparecer la sensación de la mama. Si la cirugía es ginecológica, se puede dar un estrechamiento o acortamiento de la vagina, de otros músculos e incluso dolor pélvico crónico, que perjudican las relaciones sexuales. Si hay extirpación ovárica, la mujer entra en una menopausia precoz de forma artificial.
  • Cualquier terapia hormonal, antiestrogénica, producirá los mismos efectos que la menopausia: sofocos, disminución de la libido, sequedad vaginal, relaciones sexuales dolorosas y cambios de ánimo que afectan a la salud mental.

Aunque se supere un cáncer, siempre queda el miedo de que la enfermedad vuelva a aparecer, hay rabia, impotencia, lo que puede producir ansiedad, depresión y estrés. Esto puede conllevar también problemas de comunicación con los demás y con la pareja.

No hay que olvidar la importancia que tiene para el diagnóstico precoz del cáncer de mama la autoexploración, y acudir al médico siempre que se encuentre algo extraño. Un ejercicio sencillo que puede salvarnos la vida.

Imagen: We-Vibe Toys

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*