Cómo combatir los trastornos del sueño en la menopausia

Durante la menopausia, un gran número de mujeres experimentan trastornos del sueño que pueden afectar su calidad de vida y bienestar en general. Estos trastornos del sueño pueden incluir:

  • Insomnio: la dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormida.
  • Apnea del sueño: una condición en la que la respiración se interrumpe repetidamente durante el sueño, lo que puede causar somnolencia diurna y otros problemas de salud.
  • Síndrome de las piernas inquietas: una sensación incómoda en las piernas que puede provocar movimientos repetitivos y dificultad para conciliar el sueño.
  • Sudores nocturnos: episodios de sudoración intensa durante la noche que pueden interrumpir el sueño y afectar la calidad del mismo.

Fases del sueño

El sueño se divide en ciclos que se repiten varias veces durante la noche. Cada ciclo consta de varias etapas, que incluyen el sueño ligero, el sueño profundo y el sueño REM (movimiento rápido de los ojos).

El ciclo del sueño comienza con el sueño ligero, una transición entre la vigilia y el sueño. Durante esta etapa, la actividad cerebral disminuye y la respiración y el ritmo cardíaco se vuelven más lentos.

A continuación, se entra en el sueño profundo, etapa en la que el cuerpo se relaja y se produce la reparación y el crecimiento de los tejidos. Esta etapa es especialmente importante para la salud física y mental, y es la más difícil de despertar.

Luego, se entra en el sueño REM, en la que se producen los sueños más vívidos y las funciones cognitivas se activan. Aquí la respiración se vuelve más rápida y superficial y el ritmo cardíaco aumenta.

Después de la fase REM, el sueño se vuelve otra vez más ligero y se reinicia el ciclo. A lo largo de la noche, los ciclos del sueño se vuelven más cortos y la cantidad de tiempo que se pasa en el sueño REM aumenta.

Es importante dormir lo suficiente para que el cuerpo pueda pasar por los ciclos completos del sueño. Si se interrumpe el sueño durante las etapas del sueño profundo y REM, puede afectar la calidad del sueño y dejar a la persona sintiéndose cansada y somnolienta durante el día.

Los trastornos del sueño durante la menopausia pueden estar relacionados con los cambios hormonales que ocurren durante esta etapa, así como con otros factores, como el estrés, la depresión y la ansiedad. La terapia de reemplazo hormonal y otros tratamientos médicos pueden ayudar a aliviar los síntomas de los trastornos del sueño durante la menopausia. Además, adoptar hábitos saludables de sueño, como mantener un horario regular para dormir y despertarse, evitar la cafeína y el alcohol antes de dormir, y crear un ambiente de sueño tranquilo y cómodo, también puede ser útil.

Imagen: Gregory Pappas en Unsplash

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*