Cambios en el estado de ánimo durante la menopausia

La menopausia es el comienzo de una nueva etapa en la vida de las mujeres, es la culminación de otra llamada perimenopausia, en la que se producen muchos cambios en el organismo femenino, como consecuencia de la disminución en la producción de hormonas.

Durante la perimenopausia las hormonas están en constante fluctuación y las mujeres que la atraviesan notan cambios, aunque en ocasiones no sean plenamente conscientes o no lo asocien al momento hormonal por el que están pasando.

Muchas mujeres sufren durante ese periodo problemas de salud mental, tan importante como la corporal, aunque a veces se deje un tanto de lado. La mayoría de mujeres ni siquiera piensa que le esté ocurriendo nada malo, porque tampoco es consciente de que son las hormonas que están haciendo de las suyas. Así es que se da por lógico, no se comenta con nadie o se hace de pasada porque a menudo lo atribuyen a cualquier cosa que esté pasando en este momento, problemas personales, laborales o de familia.

Es más grave que se confunda la menopausia con la depresión o con problemas de tiroides. En los casos en los que las mujeres entran en el periodo perimenopaúsico de forma anticipada, bastaría con una terapia de reemplazo hormonal para paliar los efectos que tiene la menopausia sobre la salud mental. Recetar antidepresivos durante la menopausia cuando no son necesarios solo puede empeorar sus síntomas.

Durante este periodo se dan cambios bruscos de humor, apatía, cansancio, ansiedad y depresión, incluso pensamientos suicidas, provocados por la bajada de nivel de estrógenos, sin que las mujeres inmersas en ese momento sepan qué les está ocurriendo. Ni siquiera es vergüenza por sentirse mal sin causa aparente, sencillamente es no saber qué efectos tan brutales tienen las hormonas en el organismo.

Los cambios en el humor no son permanentes, en cuanto se ajustan de nuevo las hormonas, las cosas cambian. Eso significa que una vez que se ha identificado que es menopausia, y ya se sabe qué puede pasar, no hay que dramatizar. Es aconsejable dormir bien y controlar el estrés para que los efectos de los cambios hormonales no se agraven más. Es necesario ser consciente de que la menopausia es una etapa más, por la que pasan muchas otras mujeres que están cerca. Conocer cómo se sienten y cómo gestionan este momento puede ser de gran ayuda.

La menopausia no es una enfermedad, por lo que no se puede tratar como una patología, pero es cierto que tiene repercusiones en el organismo y en la vida de las mujeres. Si notas algunos de los síntomas mencionados y estás alrededor de los 40 años, ve al médico. Ni tú ni él debéis descartar nada, porque encontrar la causa del malestar permitirá hallar la solución adecuada. Los cambios en el cuerpo deben ser asumidos, pero la menopausia no es igual para todas las mujeres y no se puede generalizar. A cada una los síntomas se le presentan de forma e intensidad diferente, y no pasa nada si es necesaria alguna ayuda. Para eso están los especialistas y los remedios, para superar esta etapa y seguir viviendo la vida de una forma saludable.

Imagen: Jonathan Borba 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*